lunes, 13 de enero de 2014

Aciertos y desatinos de los Golden Globes 2014

     Se supone que de los Golden Globes debiera preocuparnos quién se lleva los premios, pero parece que esto no es así y estamos más preocupados por el qué llevan y cómo lo llevan. Os voy a ser sincera: no he visto a ninguna actriz que me quitase la respiración, pero sí alguna que dejaba mucho que desear. En fin, parece que  algunos estilistas pretenden destrozar la imagen de sus clientes, en vez de potenciarla; quizá creen que lo mejor es que se hable de uno (no importa si para bien o para mal...); o quizá es que alguna estrella de Holywood desconoce la labor de esta persona y se evita contratarlo para ahorrarse unos dólares o porque cree que su gusto por la moda y la elegancia es estupendo...

     Todo lo que aquí diré será mi humilde opinión y está claro que puede diferir mucho de lo que los gurús de la moda piensen... ¡¡Comenzamos!!

     Todos hablan de lo magnífica que es Jennifer Lawrence y que siempre va estupenda vestida de Dior. Sinceramente, para mi, Dior ha perdido el glamur de antes y eso que esta última temporada ha mejorado algo; y lo que le ponen a esta chica en sus apariciones públicas ni fú ni fá... Diréis lo que queráis de Galliano pero está claro que es un verdadero genio y desde que él no está en la maison, ésta no levanta cabeza.


     Tampoco digo que la chica fuese fea, pero estoy convencida que podría haber elegido un vestido que la sentase mejor. Aunque claro, si lo que buscamos es que hablen de nosotros, ella lo ha conseguido: ahora toda la red arde con parodias de su vestido.

     Siguiendo con los tonos claros, encontramos a Mila Kunis y su Gucci Première. Resultado: le han puesto años encima. Será un Gucci Première pero ese floripondio al cuello me recuerda a los años 70 y a los brillos en el maquillaje. Le faltan las ondas en el pelo y volverían los Ángeles de Charlie, el Studio 54... Mal, Mila, muy mal... suspensa.


     Si alguien acaparó todos los flashes, esa, sin duda, fue Emma Watson. Consiguió que las todas las cabezas se girasen a su paso con este vestido por delante-pantalón por detrás. Pero tampoco se puede decir que la chica fuese guapísima ¿o sí? Por delante, nos encontramos con un vestido rojo (bastante sosito, por cierto) y por detrás, lleva la espalda al aire y se ve un pantalón pitillo. Todo esto acompañado con unos zapatos azules. En fin, otro "magnífico" Dior...




     ¿Y qué me decís de este vestido de Amy Adams? Será un Valentino, pero ese escote no le favorece en nada: casi le llega hasta el ombligo; pero como hasta ahí sería muy escandaloso, más propio de Cavalli, suben la falda y le hace un cuerpo raro. Lo definiría como un "quiero y no puedo"

     Otra combinación de colores que tampoco me convence mucho es ésta de Carolina Herrera. Aunque no sé si lo que más me desagrada es la combinación de colores o la manguita farol... o esa mezcla de tejidos... Fijo que Julie Bowen habría ido muchísimo más mona con otro vestido.


     Otro desacierto de la noche fue el de Julia Roberts con su Dolce&Gabbana ¿Qué es ese escote palabra de honor con una camisa blanca debajo? Recuerdo que hace muchos años se llevó pero no creo que sea lo más apropiado para la "sonrisa de América" en una Alfombra Roja.


     ¿Y esto qué es? Peor no le puede quedar este vestido a Lena Dunham. Vale que el amarillo es un color complicado pero a mi lo que más me chirría es el pecho y esa mollita en la axila. Vamos, que su estilista se ha lucido.


     Otro gran error es el de Berenice Bejo al elegir este Giambattista Valli. Esos apliques florales hacen que su silueta desaparezca debajo de ellos. Será un vestido de Alta Costura pero yo no pagaría por él...no, no, noooo....


     Aunque si tenemos que hablar de chascos sonoros, para mi, sin duda, Zoe Saldaña ¿Quién la aconsejó ponerse este vestido? Vale, que para convertirse en una it-girl es necesario arriesgar pero aquí arriesgó demasiado: el largo del vestido se queda en un vestido de calle y la mezcla de tejidos y estampados es todo un desatino de Lorraine Schwartz. Zoe es monísima y tiene un cuerpo de escándalo, ¿por qué estropearlo todo con este vestido?


      Como habéis podido comprobar la mayoría de estos looks van acompañados de un no-peinado. Será que las peluqueras de Hollywood estaban en huelga...

     Pero no os voy a dejar con tan mal sabor de boca. Ahora vienen las que, para mi, fueron las dos ganadoras  de la noche en elegancia: Lupita y Cate.
     Lupita Nyong'o, actriz de la película "12 Años de Esclavitud", dio la campanada con este vestido de seda roja de Ralph Lauren. Un vestido de líneas sencillas, rematado por esa especie de capa, que a mi me recuerda al vestido de Tom Ford que hace años lució Gwyneth Paltrow en los Oscars. Es un vestido muy de pasarela y que fuera de ella sólo sirve para ocasiones como ésta... porque ¿quién se va vestida así a una boda? No obstante, hay que reconocer que  sus líneas sencillas y el color rojo resaltaba la belleza de la actriz.


     Y, sin duda, la gran ganadora de la noche: Cate Blanchet. Divina con este vestido de encaje negro de Armani. Para triunfar, muchas veces no es necesario arriesgar; simplemente tener buen gusto y apostar seguro. Un 10, el vestido; un 10, el peinado.

    
     ¿Qué os parece mi crítica a  los looks de las invitadas? ¿coincidimos?


2 comentarios:

Patixula Bisutería dijo...

Hola guapa! estoy totalmente contigo,había cada cuadro...sobre todo Lena que iba que parecía que la había vestido su enemigo.jaja.La mejor sin duda Cate Blanchet que iba super elegante y fina.Un besazo :=)

Gloria Tamayo dijo...

Para mi, Cate es el mejor ejemplo de elegancia. Quizá no arriesgó demasiado pero supo jugar divinamente con las joyas y el peinado; algo que otras se olvidaron por completo…

Muchas gracias por pasar por aquí y dejar tu comentario. Besooossss...

Publicar un comentario

 
;