sábado, 26 de abril de 2014

"The Glamour of Italian Fashion 1945-2014"

     ¡¡Ya estoy de vuelta!! He tenido la suerte de pasar unos días en Londres y ha sido como un soplo de aire fresco para mi inspiración. Ahora me apetece escribir sobre cosas que allí he vivido, he visitado o he leído. Ya sabéis que sólo escribo por "inspiración" y es que últimamente poco me inspira. Pero, bueno, quizá este viaje sirva de motor para unas cuantas entradas. Así que aquí me tenéis intentando decidirme sobre qué escribir... comida... exposiciones... belleza...
     Creo que me decantaré sobre una maravillosa exposición que te he tenido la suerte de visitar en el Victoria & Albert Museum.

Valentino (Roma, 1967)
      El Victoria & Albert Museum es, para mi, uno de los mejores museos de arte y diseño del mundo y las colecciones permanentes que allí tienen son de una belleza extraordinaria. Quizá la que más llamó mi atención fue la sala sobre Japón ¡Qué maravillas!: magníficos dibujos de 1800,  armaduras samurais, kimonos... Oriente tiene un sabor especial y algún día habrá que viajar hasta allí. Lo voy a disfrutar como una niña.


     Pero no es de esta colección de la que os quiero hablar ¡Qué va! Es de la exposición sobre la moda italiana desde finales de la 2ª Guerra Mundial hasta nuestros días, esponsorizada por Bulgari, la gran casa de joyería italiana. Y como buen esponsor, allí estaba el magnífico juego de collar y pendientes de esmeralda y diamantes que en su día pertenecieron a la bellísima Liz Taylor y que en su momento ya hablé en el blog en esta entrada: "Elizabeth Taylor, la mujer que lo tuvo todo" Imaginaos mi cara cuando lo tuve allí, enfrente de mis ojos ¡¡Es bellísimo!!  De hecho, tuvieron que apartarme del cristal porque veían que de allí no me iba a mover en toda la tarde ¿Os imaginais todas las vivencias que estas joyas podrían contarnos?

      Esta exposición examina la dramática transición de la Italia de la post-guerra, llena de ruinas por doquier, a las desfiles que tuvieron lugar en la Sala Blanca del Palacio Pitti, en Florencia (1951). En estos años, en Italia se rodaron  grandes producciones de Hollywood, lo que llevo a actrices americanas, como Elizabeth Taylor, a convertirse en embajadores de esta moda italiana y dando el pistoletazo de salida al gusto por las ropas hechas "Made in Italy".
Pero también grandes actores italianos, como Marcello Mastroianni, popularizaron la sastrería italiana, tanto los trajes hechos a medida como los trajes ya hechos más populares y asequibles para todo el mundo.



      En los años 70, Milán se convirtió en la capital de la moda italiana. Reinado que a día de hoy mantiene: fábricas textiles, revistas de moda, publicidad, desfiles... Y, a partir de los años 90, muchos diseñadores italianos, como VersaceDolce&Gabbana o Giorgio Armani, se han consolidado como grandes celebridades por méritos propios. No sólo se dedican a vender ropa, sino también muebles, complementos del hogar, perfumes... Todo ello bajo un sello de calidad y lujo.


    
     Y si he de destacar alguna pieza de toda la magnífica colección que allí podemos disfrutar, elegiría unos zapatos de Prada de su colección de primavera-verano 2012, colección sobre la que ya escribí en el blog en "PRADA, o la vuelta a los 50's"; unos botines de Dolce&Gabbana de su colección Primavera/Verano 2001...


     Y, sin ningún lugar a dudas, un vestido de Valentino que me enamoró a primera vista y sobre el que hay un anécdota: tuvieron que construirle un maniquí a medida, pues su talla era mucho menor de las medidas que las de los maniquíes del museo.



     Como podéis imaginar, he nombrado a una ínfima cantidad de diseñadores italianos cuyos trabajos se exponen. La lista es extensísima: Missoni, Pucci, Benetton, Cavalli, Roberta di Camerino, Alberto Fabiani, Bruno Piatelli, Carlo Palazzi, Simonetta y un largo etcétera.
     Así que si tenéis la oportunidad de pasar por Londres en próximas fechas, recordad que podráis ver esta exposición hasta el 27 de Julio.


     Espero que esta entrada os haya gustado y que podais perdonarme ser como el Guadiana en esto de escribir. Que tengáis una semana estupenda...



     PD: como podéis imaginar en esta exposición está prohibido sacar fotografías, así que todas las fotografías (a excepción de las de la sala japonesa) pertenecen a la web del Victoria & Albert Museum.


2 comentarios:

Mercy Hernández dijo...

Qué envidia! seguro que lo apsasteis genial. Yo aun no he ido a un japonés, pero espero ir a uno que tenga tan buen apinta cómo éste :D

Feliz semana!

Gloria Tamayo dijo...

A mi me encanta conocer sitios nuevos, así que más feliz que una perdiz ¡Imagínate! Si te soy sincera, la primera vez que fui a un japonés, me quedé con hambre...jejeje... Pero ahora ya le he cogido el gustillo a esto del sushi y el sashimi ;)

¡Feliz semana, preciosa!

Publicar un comentario

 
;