viernes, 3 de mayo de 2013

Un Dalí Colgado del Brazo

     El amor de Gala y Dalí fue un amor a primera vista. Se conocieron en Cadaqués, allá por 1929, hasta donde viajó Gala con su primer marido, el poeta francés Paul Éluard, y ya nunca se separaron hasta la muerte de ella, en 1982.
     La diferencia de edad entre ambos (11 años) no fue impedimento y Gala no sólo fue su esposa, sino también su musa y su punto de unión con la realidad. Incluso Dalí solía decir que ella fue "la única que le salvó de la locura  y de una muerte temprana". Lo cierto es que su unión fue mucho más allá de la muerte y perdura hasta nuestros días.  Es imposible pensar en uno de ellos, y no pensar en el otro.

     En 1970, el mismo año en que Dalí regalaba a Gala el castillo de Púbol, creó un conjunto de grafías  y símbolos en tinta negra y dorada: 

  • G, de Gala: "mujer mitológica, casi divina; mi victoria, mi mujer"
  • G con puntas: "Gala, Gradiva, la que sale adelante"
  • S, de Salvador: "promesa de amor"
  • S con puntas: "el surrealista, el sexo, el caballo de mar, el curvilíneo cuerpo de la sirena,    imagen del amor eterno"
  • D, de Dalí: "el genio, D de deseo".
  • D dentro de la G: "ojo obsesivo, aspiración creativa, poder del creador, la fuerza de los lazos. Dalí comprendido en Gala"
  • Un flor de lis: "la Trinidad: espíritu, cuerpo y alma; puro amor, el reino del amor soberano y absoluto"
  • Una corona: "el poder de la soberana, el territorio del amor casi divino"



     Años más tarde, un capricho surgió en la cabeza del artista: plasmar el alfabeto del amor en un bolso que sólo su amada luciese, un bolso monogram hecho para ella y sólo para ella. La Maison Lancel se ofreció a crear este bolso que Gala lució en diversas ocasiones y que pasó a ser parte de los tesoros de la maison. Lo curioso de este bolso no es sólo su estampado, sino también su asa en forma de cadena de bicicleta. Ésta representa dos energías que se mueven en la misma dirección,  clara metáfora del amor entre Dalí y Gala. Uno sin el otro no avanza.
     Además, los bolsillos interiores eran acolchados en recuerdo de la suite del hotel en el que solían hospedarse Gala y Dalí en París. Y para remate, el forro interior era del color de la langosta del "Teléfono Afrodisíaco", inventado por Dalí en 1936.


     El bolso Dalí volvió a renacer con motivo de la retrospectiva  que se celebró en París y que ahora ha llegado hasta Madrid, al Museo Reina Sofía. La colección Daligramme tiene distintas piezas, todas ellas inspiradas en este curioso alfabeto:

  • El Dalidol, de edición limitada, de piel de cordero y con el abecedario serigrafiado en tinta china y polvo de oro.


  • Modelos de seda y algodón, que tienen los criptogramas realizados a mano por artesanos florentinos.


  • El Dalisecret, de cuero labrado.


     ¿No os parecería genial acudir a esta magnífica retrospectiva sobre Dalí con una de sus obras encima? Porque aunque el verdadero bolso Dalí se encuentra en su casa-museo de Figueras, llevar un Lancel sería una buena muestra de respeto y admiración por este gran artista tan genial.
     Si no queréis perderos la obra de este genio del surrealismo, debéis pasaros por el Museo Reina Sofía (desde el 27 de Abril hasta el 2 de Septiembre). Yo no pienso perdérmela ¿Y vosotros?

3 comentarios:

Laura Marco (@MissComentarios) dijo...

"Pa´no variar" jeje, me ha gustado mucho esta `entrada´...Qué interesantes datos y anécdotas y, sobretodo, qué maravillosa historia de amor la del genial Salvador y Gala! Ella sí que -literalmente y en todos aspectos- ha tenido `un (a) Dalí colgado del brazo´...
Por supuesto que me encantaría llevar una réplica de este bolso -un Lancel- * _* -que soñar no cuesta nada- pero te confieso querida Gloria que me encantaría aún más ir al Museo Reina Sofía antes del 2 de Septiembre ;)
Un abrazo con cariño

Gloria Tamayo dijo...

Te entiendo perfectamente, Laura: una visita al Reina Sofía implicaría unas pequeñas (o grandes, quién sabe) vacaciones en España, ¿verdad? ¡¡Ojalá lo puedas conseguir!!
De todas formas, en cuanto pueda escaparme a la exposición, te haré un pequeño resumen, que ya sabes cómo me gustan las exposiciones.

Y respecto a la historia de amor entre Gala y Dalí me parece maravillosa como a ti. Parece que ya no existen de esas historias. Es como si el romanticismo (en este caso, el surrealismo) ha desaparecido de la faz de la tierra... En fin, viviremos lo que nos toca ;)

¡¡Feliz domingo y día de la Madre!! (al menos en España)
Besoooosssssssss

LaCaprichossa - Vanessa Martínez dijo...

Wow!!!! Pero que pasada!!!!! Tengo que visitar la exposición :D

Un besazoooo!!!

Publicar un comentario

 
;