lunes, 23 de enero de 2012

"AHLAN-WA-SAHLAN" Bienvenidos a Palestina

     Esta semana con motivo de Fitur (la Feria Internacional de Turismo de Madrid) tuve la oportunidad de asistir a la cena que Palestina ofrecía  a un selecto grupo de personas y conocer un poquito más sobre este país rico en historia, donde convergen algunas de las culturas más antiguas de la humanidad. Allí tuve la oportunidad de conversar con un matrimonio palestino que me habló de las maravillas de su país y me explicaron un poco los bailes y canciones con los que un grupo de bailarines nos deleitaron.

     A pesar que la música moderna se extiende rápidamente, la música folclórica tradicional, como el ala dal'ona y   el zareef at toul, aún siguen siendo una parte imporante de la vida en Palestina y se puede escuchar en grandes festivales, bailes folclóricos y bodas.
     El baile folclórico tradicional se llama Dabke y me recordó mucho al baile griego, pues se baila en línea, principalmente. En este caso, bailaron tanto chicas como chicos, pero me comentaron que puede ser bailado solamente por mujeres o por hombres y que, por supuesto, la gente en la calle no suele bailar así pero ya me encargué de explicarle que nosotros normalmente tampoco bailamos jotas  castellanas cuando salimos de fiesta, aunque algunos sí que bailan sevillanas...jajaja... No obstante, he encontrado un vídeo de una boda donde unos chicos bailan estupendamente y no he parado de aplaudir desde que empecé a verlo. Dejadlo sonar mientras os transportáis con la lectura a Palestina, mosaico de culturas.

     
     Palestina ha sido punto de diversas culturas desde años prehistóricos. Todo, desde su gente hasta su arquitectura, refleja una gama de patrimonio y una cultura amalgamada. Por tanto, para entender a Palestina, primero hay que conocer a su gente: los palestinos.
     Palestinos  son aquellos habitantes cuyos ancestros vivieron en el territorio que corresponde a la Palestina Británica antes de 1948: habitantes del Banco Occidental y de la Franja de Gaza (excluyendo los asentamientos israelitas), los Árabes Israelitas (incluyendo los Druze y los Beduinos), los Judíos Israelitas (quienes sus familias se movieron ahí antes de la formación del Estado de Israel), los Árabes refugiados y los inmigrantes desde 1948 y su descendencia. Su religión es principalmente musulmana, cristiana y samaritana, entre otras.
     Los Palestinos Cristianos representan sólo el 10% de la población palestina en el mundo y entre ellos hay Maronitas, Jacobeos, Católicos Romanos, Sirios Católicos, Coptos y Protestantes, entre otros. Reciben el nombre de "Piedras Vivientes", porque sus ancestros fueron los primeros discípulos de Jesús y ellos son la prueba viviente de esa Iglesia.
     Los Beduinos son parte muy importante del país. Tradicionalmente, siempre han llevado una vida nómada moviéndose a las montañas a principios de Abril y de regreso a los valles a principios de Septiembre para escapar de las inclemencias del tiempo.
     Por su parte, los Samaritanos son tanto religión como grupo étnico. Étnicamente hablando, son descendentes de los habitantes del antiguo Samaria. Religiosamente hablando, son los partidarios del Samaritanismo, religión que se basa en la Torah.
     Finalmente, la presencia armenia en Palestina tiene raíces desde tiempos antiguos. De hecho, Armenia fue el primer país que adoptó el Cristianismo como religión oficial en el año 301.


     Como vemos diversos pueblos  conforman Palestina e imaginarnos Palestina sin sus pequeñas aldeas y sus granjas familiares sería imposible, pero está claro que tampoco podríamos imaginarnosla sin sus ciudades, refugio espiritual de mucha gente.
     Jerusalén sigue siendo unos de las principales ciudades culturales, religiosas y políticas del mundo, después de 3000 años de existencia. Es el epicentro del judaísmo, del cristianismo y la tercera ciudad santa del Islam. Fundada en el S. XIV a.C., su símbolo siempre ha sido el león, un homenaje al rey David, adorado por judíos, cristianos y musulmanes por igual. Podremos pasearnos por las murallas construidas por Saladino el Conquistador, visitar la mezquita de Al-Aqsa, la Cúpula de la Roca, la Iglesia del Santo Sepulcro, Getsemaní, el Monte de los Olivos o la tumba de la Virgen María. Asimismo desde hace unos años se celebra el Festival de la Luz en la ciudad vieja en la época estival, un buen reclamo para los turistas.

Festival de la Luz

     Jericó, la ciudad de las palmeras, es la ciudad habitada más antigua del planeta, pues las ruinas de Tel Al Sultan datan de 10.000 años a.C. Jesucristo  caminó por sus calles y hoy en día se ha convertido en una zona magnifica para los amantes del senderismo. Además, podemos visitar el Monasterio de San Jorge (griego ortodoxo), creado en honor a la Virgen María y tallado en una pared del cañón con vista al desfiladero de Wadi Qelt, o el palacio de Hisham, con edificos reales, mezquita, fuentes y suelos  espectaculares de mosaicos.

Monasterio de San Jorge
     Como lugar de nacimiento de Jesucristo, el nombre de Belén evoca las imágenes del niño Jesús, de los Reyes Magos y de los pastores que fueron a adorarle. Aunque originariamente no era nada más que unas pocas casas y granjas, durante la época bizantina ganó importancia y se convirtió en uno de los mayores destinos turísticos para los peregrinos cristianos. Asimismo, podemos visitar Beit Jala, la casa de San Nicolás, que vivió en Tierra Santa antes de que fuera conocido en todo el mundo como "Papa Noel" por su entrega de amor y de regalos a los niños.

Belén

La Estrella de Plata marca el lugar de nacimiento de El Mesías
     Hebrón es una de las ciudades habitadas más antiguas del mundo. Se identifica con el Patriarca bíblico Abraham, considerado como un santo por los cristianos, musulmanes y judíos. Una visita obligada es la Mezquita de Ibrahim, uno de los lugares más sagrados para el Islam y el lugar donde fue enterrado Abraham y otras figuras del Antiguo Testamento, así como el Roble de Abraham, que se encuentra en un monasterio ortodoxo ruso.
Hebrón
     Y no lo vamos a negar; quizá tanta piedra, tanto monumento, tanto monasterio nos cansa un poco, así que podríamos acabar nuestra visita a Palestina pasando unos días junto al mar Muerto. Este mar cerrado se encuentra a 400 metros bajo el nivel del mar y es famoso por su alto contenido salino y minero, que lo ha convertido en un centro turístico  para gente de todas las partes del mundo, por sus poderes curativos.


Mar Muerto
     Tras esta fiesta y todo lo que he aprendido sobre Palestina, he llegado a la conclusión que son necesarias varias visitas a este maravilloso país para conocerlo un poco. Por fin, en Octubre del año pasado, la UNESCO reconoció a Palestina como miembro de pleno derecho y ya se está más cerca de que así lo haga la ONU, a pesar de la negativa de países como EEUU, Canadá o Alemania. Nunca he entendido porqué no se considera a Palestina como un país con pleno derecho en la ONU y sí a Israel; pero quizá yo sólo soy una chica que se ha dedicado toda su vida a la moda y no a la política... o que quizá nunca he querido ver cuán poderoso es Don Dinero.

8 comentarios:

Mariano dijo...

Gran post !! Para que luego digan que las fiestas no sirven de nada !
En cuanto al asunto político, es mucho más complicado que el dinero, no solo tienen que repartirse Jerusalem, sino que ante todo tienen que aprender a no odiarse, la única manera de vivir en paz. Y eso, tanto unos como otros no están por la labor.
Un saludo

Wastewin dijo...

Gracias, Mariano!!

Por supuesto que este asunto tiene un trasfondo más profundo que la mera cuestión económica. Está mezclada la religión y eso ya es un tema bastante arduo; pero mi principal objeción a todo ese asunto es por qué sí se reconoce a Israel(que fue delimitado políticamente tras una guerra) y no se reconoce a Palestina, que ya estaba ahí cuando crearon el Estado de Israel. Como ya digo, es un tema que se escapa y me conformo con hacer turismo y conocer a sus gentes y sus tradiciones.

Veni Vidi Vici dijo...

Maravilloso post!!! Me fascina, como siempre, el detalle con el que describes de lo que hablas. Especialmente, me gusta este post porque como persona multicultural que soy desde el dia que naci siento mucha curiosidad por todas las culturas. Gracias por hacerlo siempre tan bien!

Alicia dijo...

Muy pero que muy interesante y aún mejor redactado, me encanta tu estilo no me canso de repetirlo. Lo cierto es que desconocía la mayoría de la información que nos relatas, desgraciadamente de Palestina lo que más sé es a través del telediario y ya sabes que desgraciadamente no son datos para nada agradables....
Besos!!

Kristy K. dijo...

Precioso e interesantisimo post!! Felicidades, siempre te superas :)
En cuanto a la ultima pregunta que dejas, me temo que los Palestinos lo van a tener muy dificil para ser reconocidos como nada. Israel es practicamente un protectorado americano, una especie de consulado americano en medio oriente. Hay demasiado poder economico, armamentistico y religioso (judio) detras. No es justo pero por desgracia en el mundo de hoy eso es lo unico que cuenta.

Wastewin dijo...

Gracias, chicas!!

Verdaderamente lo que se escucha en television de Palestina rara vez es bueno, así que creo que este es un justo y merecido post. Todos nos sentimos orgullosos de nuestros países y estamos deseando que el resto del mundo lo disfrute y os aprecie como nosotros. Palestina tiene mucho que ofrecer y para muestra un botón.

Pancho Calama dijo...

Yo soy judío no sionista y mi esposa palestina,vivimos en Chile,y juntos luchamos para que el sionismo termine la guerra con nuestros primos. También es necesario que el régimen norteamericano termine de usar a mi pueblo para sus intereses en medio oriente, esas son verdades que incomodan. www,nerudavive.cl

Gloria Tamayo dijo...

Muchas gracias por tus palabras, Pancho. Siempre he creido que la gente puede vivir en paz a pesar de sus distintas procedencias, religiones o ideologías; el problema aquí es que hay demasiados intereses ocultos…y no tan ocultos.
Ojalá esa guerra acabe pronto y, por fin, la gente pueda vivir en paz.

Os deseo mucha felicidad :)

Publicar un comentario en la entrada

 
;